Y ahora, ¿quién podrá defendernos?

image2

Hace unos días nos dejó un gran humorista mexicano Roberto Gómez Bolaños más conocido como “Chespirito”. Interpretó a los míticos personajes del Chavo del Ocho, el Chapulin Colorado o al doctor Chapatín. Series que nos hicieron pasar unas entretenidas y divertidas tardes en la pequeña pantalla.
Y es que el humor es parte de nuestra vida, y las personas que trabajan para provocarnos una sonrisa son auténticos promotores de salud, y merecen todo nuestro respeto y admiración.
A veces los médicos olvidamos sonreír, tal vez será por nuestro intenso ritmo de trabajo, por esas interminables y completas agendas de atención primaria o quizás por el poco tiempo que tenemos para dedicarle a nuestros pacientes, en ocasiones ridículamente inferior a los 5 minutos. Pero sea por lo que sea, nos olvidamos que una sonrisa es también un buen aliado terapéutico.
Los que me conocen saben que detesto a aquellos profesionales que deciden jubilarse en un servicio, siguiendo la ley del mínimo esfuerzo a la perfección, escapándose de sus obligaciones como un gato del agua fría y que descargan su frustración sobre sus pacientes. Y es que entiendo que es difícil sonreír cuando se trabaja sin interés o pendiente de las manecillas de un reloj.
Pero a veces no cuesta nada regalar una sonrisa y algo de comprensión desde nuestra consulta, un plus muy valioso aunque no sea un item contemplado en la nómina.
Espero que los residentes de medicina de familia, aprendan a ejercer su profesión con ilusión, entusiasmo y responsabilidad, pero que no olviden añadir una pizca de sentido del humor, empatía y amabilidad cuando tratan a sus pacientes. porque ellos se lo agradecerán.
Y es que ningún laboratorio podrá fabricar un medicamento que te haga tan feliz como lo puede hacer otro ser humano.
Muerto el chapulín colorado, y ahora ¿quién podrá defendernos?

J.M. Salas {Con Tinta de Médico}

Anuncios

Un comentario el “Y ahora, ¿quién podrá defendernos?

  1. Gracias! Ojala en medio de lo que nos toque vivir, el limite, la fragilidad, el sufrimiento… no perdamos esa sonrisa sincera y tierna, que es expresion de un corazon contento y un alma grande y generosa!
    Aprovecho para ofrecer un reconocimiento especial a tantas personas que en lo cotidiano apuestan por sobrellevar la enfermedad con su mejor sonrisa, esa que no hace ruido y al mismo tiempo se deja sentir profundamente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s