El móvil de Urgencias

phone

Nadie lo quiere, va de mano en mano, de bolsillo en bolsillo y cada guardia cambia de dueño.

No es de última generación, no está conectado a las redes sociales y de aplicaciones va cortito, recortado como el sistema.

Es fuerte, resistente y nada ostentoso, si se cae se levanta, si se golpea no llora, si se apaga se recarga y siempre acompaña al equipo.

Es un miembro más de urgencias, desayuna, come, cena y duerme con nosotros, incluso algunos comparten también con él su cuarto de baño. Siempre he dicho que si te cortas con el móvil de urgencias no habrá antibiótico que te prevenga de una infección segura. Si tomamos una muestra de su superficie y pedimos un cultivo con antibiograma, estoy seguro de que el resultado lo informarán como contaminado, los del laboratorio no saben todo lo que vive en nuestro móvil de urgencias, es un pequeño microsistema.

Es el verdadero jefe de la guardia, cuando él habla los demás callan, cuando él grita el equipo corre, y si duerme, el resto descansamos. Es curioso, como un ser tan pequeño puede hacer danzar a un equipo al son de su melodía. Un sonido que se te queda grabado de tal forma que cuando libras y lo escuchas, lo primero que piensas es “coño, aviso”, para después suspirar con un “ya podía ponerse otro politono, señora”.

Tiene comunicación directa con el Centro Coordinador de Emergencias de la Región de Murcia (112) y es capaz de localizar al especialista de guardia en el hospital allí donde se esconda.

Visita a todo el que llama, a veces a más de los que debería. Entra en casa de pacientes, y en ocasiones hasta se queda olvidado en ellas. Sabe muchas anécdotas, ve la intimidad de los enfermos, su hogar, su historia, y como cualquier otro miembro del equipo debe guardar el secreto profesional.

Puede que hayan móviles más modernos, con complejas funciones y aplicaciones, más delgados y de vivos colores, pero nuestro móvil de Urgencias es parte del equipo, y un equipo es una familia. Por eso no lo cambiamos por más recomendados que vengan otros dispositivos.

Como diría mi compañero Juanjo autor del blog milesdemillones {aprovecho el inciso para felicitarlo por estrenarse como padre}, “ahora sólo te falta darle las gracias al móvil”, pues, Gracias Móvil.

( Continuará en el libro Con Tinta de Médico, reflexiones de un Médico de Urgencias adicto a la noche)

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios