La triste realidad de hacerse viejo

old man

Y pasan los años. Y las historias se repiten.
Distintos pacientes, similares males.
Esta noche la guardia fue monotemática.
Ancianos abandonados, solos, dependientes, anclados a una cama, con pañales XXL y bebiendo agua con espesante para no atragantarse.
Y es que en ocasiones hacerse viejo es una putada, y que me perdonen las putas. Pero los que cruzamos el umbral de algunos hogares y nos colamos en la intimidad de las casas, descubrimos lamentablemente la triste realidad en la que viven algunos de nuestros ancianos.
Aquellos que yacen alejados de la mano de dios, tristemente acompañados por un botón colgado al cuello.
Y es que hay hogares todavía vírgenes para algunos compañeros de atención primaria, donde a veces se echa en falta una visita a domicilio. Aquella que nadie solicita, la del paciente que nunca le ponemos cara.
Y solo deseo que ahora que en twitter el hastag #HaciendoDomis está de moda, esperemos que las visitas a domicilio también sean trending topic, porque son muy necesarias. Y la administración debe apoyarlas, no es tiempo de excusas sino de cambios, y se deben liberar de cargas administrativas a médicos y enfermeros del centro de salud para facilitar los avisos a domicilio.
Ayer fue una de esas noches, en las que pierdo la fe en una vejez digna.
Una guardia que puso de manifiesto que la sociedad está enferma de amnesia, y que lamentablemente, olvidan más los jóvenes que los viejos.
El 15 de Junio se celebró mundialmente el día internacional de toma de conciencia de abuso y maltrato en la vejez, ¿será que sirve de algo acordarse un solo día de nuestros ancianos?
Hoy me toca otra noche de insomnio, otro post Con Tinta de Médico.

J.M. Salas – Con Tinta de Médico, diario de un médico de urgencias adicto a la noche.

Anuncios

9 comentarios el “La triste realidad de hacerse viejo

  1. Como decía mi padre: no quiero envejecer, le salio bien, un accidente a los 51, haciendo su trabajo, tuvo esa suerte.Mi madre vivió mas años pero con esclerosis múltiple, la cuidaba yo solo, como pude. Yo he decidido que el día que no pueda valerme, intravenosa de morfina en alta dosis para abrazar el sueño eterno.

  2. La triste realidad no es hacerse viejo,cumplir años sino enfermarte y /o no valerte por ti mismo….. Quién querría ir a un servicio de urgencias como los q conocemos?…..y es q los compañeros de primaria tienen otra opción??…..de quien es el problema?…..y es q las familias pueden asumir en casa lo q el estado no hace o no asume??……..deberíamos reflexionar todos…..o es q la agilidad de urgencias provoca altas rápidas y resolución de los problemas médicos de los ancianos??? Con trato amable y eficiente…..???

  3. AYER

    Qué corta es la memoria
    y el recuerdo de sus manos,
    y su tiempo regalado.

    Caballito trotador en las siestas de verano,
    lo que nos contaron queda,
    como el poso que es la vida,
    sujetada con un hilo,
    que es tan fino y tan delgado,
    que sólo puedes mirarlo,
    a través de su ventana
    y de sus ojos perdidos.

    Ayer los miré despacio,
    no hablaron,
    comían como si nada su cena de cada tarde,
    su postre,
    sus comprimidos de nostalgia y de abandono;
    me costó marcharme,
    no quise soltar su mano,
    por si después de mañana,
    la música no sonara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s