Yo también soy R1

Foto editada de ABC.es

 

Últimamente las originales historias Con Tinta de Médico, tienen un tinte autobiográfico, porque hay realidades que superan mi imaginación. Pero en esta ocasión no os regalo una simple historia sino todo un alegato a favor de los médicos residentes de primer año, porque son uno de los principales motores de nuestro sistema de salud y en ocasiones no valoramos lo suficiente la incertidumbre de sus inicios.
Y es que #yotambiénsoyR1.
Y lo soy porque creo que todos los días podemos aprender algo de la medicina.
Porque sigo teniendo fe que se puede cambiar este sistema.
Porque rechazo que algo que esté mal, debamos repetirlo por el simple argumento de que “aquí siempre lo hemos hecho así”.
Porque también tengo miedos, inquietudes e incertidumbres.
Porque no comparto que algunos tutores sean invisibles durante las guardias y que los años de aprendizaje sean concebidos como simple mano de obra barata.
Porque creo en el derecho a preguntar, a cuestionar y a que me respondan con educación y respeto.
Porque pienso que la medicina es un trabajo en equipo y que todos somos iguales pero con diferentes responsabilidades.
Yo también soy R1 porque necesito una formación adaptada y organizada para cubrir mis necesidades y no solo para rellenar programas o satisfacer anhelos.
Yo también soy R1 porque no me considero más que nadie ni menos que ninguno.
Yo también soy R1 porque con ese número aprendí a admirar a los enfermeros y con el paso de las “erres” y los años no olvidé como me ayudaron en mis comienzos.
Yo también soy R1 porque como siempre digo, la medicina se práctica desde el suelo, con los pies en la tierra y cerca de los pacientes.
Yo también soy R1, y no quiero olvidar que un día fui R1.
Respetemos a nuestros residentes, respetemos nuestra historia.
#YotambiénsoyR1

J.M. Salas – Con Tinta de Médico

Anuncios